La serigrafía, al ser un sistema de estampación permeográfico y tener la posibilidad de depositar una capa gruesa de tinta, puede ser utilizada en infinidad de aplicaciones.

Es en el sector industrial donde más se utiliza la serigrafía, sobre todo como complemento para decorar o identificar un determinado producto.

En este sector podemos incluir:

La estampación sobre textil, desde la popular camiseta al estampado de la tela para vestido o mantelería más costosa.

textil

La serigrafía sobre vidrio, desde la botella de refresco a los grandes cristales tintados y decorados de los edificios.

vidrio

La serigrafía en electrónica con tintas resistentes y conductivas.

electronica

La serigrafía sobre pequeños objetos, tapones de botella, bolígrafos y objetos de reclamo.

objetos

Las calcomanías vitrificables para decorar objetos o cerámica.

vitrificada

Y un largo etcétera de nuevas aplicaciones que aparecen constantemente.

En el sector gráfico compite directamente con la impresión digital pero sigue siendo imprescindible en determinados trabajos.

Reproducciones artísticas. La serigrafía, de siempre, se ha considerado una de las mejores técnicas para reproducir obras de arte gracias a la fuerza de sus colores y la durabilidad en el tiempo. Actualmente, el uso de tramas cada vez más finas y sobre todo la utilización de tramados estocásticos, permite obtener reproducciones fieles sin que se note la trama.

arte

En la reproducción de textos para libros de artista, la perfección que se obtiene utilizando películas capilares y sistemas de secado UV es total.

textos