La Serigrafía es un proceso de estampación permeográfico. Se le denomina así porque utiliza un marco con una tela de malla fina tensada encima, que deja pasar la tinta por las partes correspondientes al grafismo e impide el paso de tinta por las partes obturadas del contragrafismo. La imagen se obtiene forzando el paso de la tinta por las partes abiertas de la malla o tejido con la ayuda de una racleta de goma, quedando depositada sobre el soporte que se estampa. Por tanto se trata de tinta directa sobre el soporte. La principal característica de la serigrafía, es la opacidad y la obtención de colores vivos.

Con esta técnica se empezó, en un principio, a estampar tejidos, sobre todo en Francia (siglo XIX), en la zona de Lyon, dando origen al sistema de estampación conocido por estampación a la lionesa.
historia
En el transcurso de la Segunda Guerra Mundial, los Estados Unidos descubrieron lo apropiado de este sistema para marcar material bélico tanto en las fábricas como en los propios frentes de combate, habiéndose encontrado restos de talleres portátiles una vez acabada la contienda.

El desarrollo de la Publicidad y el trabajo industrial en serie a partir de los años 50, convirtieron a la serigrafía en el sistema de impresión indispensable para todos aquellos soportes que, por la composición de su materia, forma, tamaño o características especiales, no se adaptan a las máquinas de impresión de, offset, huecograbado, flexografía, etc. La impresión por serigrafía es el sistema que ofrece mayores posibilidades, pues prácticamente no tiene ningún tipo de limitaciones.

La palabra serigrafía tiene su origen en la palabra latina sericum (seda) y en la griega graphé (acción de escribir, describir o dibujar). Esta denominación se debe a Carl Zigrosser, director de la Weyhe Gallery de Nueva York. y del Philadelphia Museum of Fines Arts, que la divulgó a principios del siglo XX. Los anglosajones emplean el nombre de Silk-screen (pantalla de seda) para las aplicaciones comerciales e industriales, y el de Serigrafía para las reproducciones artísticas.
serigrafia
En los años 60 del siglo XX, artistas americanos con estilo Hiperrrealista y Pop-Art fueron los precursores e impulsores de esta técnica como parte de su obra, Andy Warhol, Roy Lichtenstein, T. Wesselman, Jasper Johns, R. Rauschenberg, … Otros pintores como Kandinsky, Okamoto, Vasarely, Miró, Tapies, Dalí, Soto, Feitó, Rolando Faba, y un largo etcétera utilizan o han utilizado la serigrafía como forma de reproducción de sus obras.

Hoy día la perfección de esta técnica es prácticamente absoluta. Se trabaja sin dificultad con tramas de 60 líneas por centímetro. Tiene mayor calidad cromática y resistencia que otros sistemas y ofrece la posibilidad de aplicar capas de tinta de 300 micras para poder conseguir acabados realmente espectaculares.